Cuando investigué lo que verdaderamente era el Nirvana, me lleve una enorme sorpresa. No sé ustedes, pero desde mi perspectiva, siempre me topé con que la imagen del  Nirvana era como un “lugar”, al cual uno llegaba al alcanzar cierto nivel de “iluminación”.

En la búsqueda, me encontré distintas definiciones, pues es un concepto presente en distintas tradiciones como el Hinduismo, el Jainismo, el Budismo y por supuesto cada una de ellas, tiene su propia concepción al respecto, e incluso en una misma tradición hay distintos puntos de vista y formas de definirlo.

TE PUEDE INTERESAR LEER: Cómo superar momentos difíciles a través de la Fe

A decir verdad, los conceptos rebuscados de espiritualidad, con palabras rimbombantes y razonamientos confusos, no van conmigo; me gusta lo simple, lo fácil de entender con ideas claras. Pues creo que ya pasó la época, en la que el conocimiento se mantenía o se hacía ver como destinado a una pequeña elite de la humanidad; además considero que eso nos hizo sentirnos alejados, separados, como Dios allá arriba y nosotros los mortales acá. Estamos en la era de la apertura, del acercamiento al conocimiento, proveniente de la conexión con el corazón y con el todo.

Y justo buscando sumar a esa causa, es que enlisto algunos puntos clave que encontré acerca de lo que es el Nirvana y cómo se alcanza.

  • Nirvana significa enfriar, apagar o extinguir.
  • No es un lugar y tampoco algo que se consigue en un futuro, sino un estado en el que el alma alcanza plenitud y felicidad suprema.
  • Esa plenitud, se puede entender también como la ausencia del sufrimiento.
  • Se considera también como la unión total con nuestra esencia divina.
  • El concepto de apagado, quizá viene de que se considera que Nirvana es alcanzar una condición en la que cesa la actividad mental  habitual u ordinaria.
  • También implica la liberación espiritual y la eliminación de percepciones equivocadas como el miedo, codicia, vanidad, ignorancia, odio, violencia, etc.
  • Comprende la no dualidad, es decir la eliminación de ideas como: nacimiento-muerte, bueno-malo, luz-oscuridad, ser-no ser, etc. Pues al eliminar puntos de vista, se accede a la sabiduría y al encuentro directo con la realidad.
  • Incluye el fin de los ciclos de reencarnación y karma al fundirnos con el todo.
  • Se alcanza a través de prácticas espirituales y trabajo personal, como la meditación, que lleven a la conciencia y autoconocimiento.

Con Amor,

Nayeli Acevedo Suárez