Amo los altares, más que como ugar de devoción o adoración, como un espacio de conexión. Y sí, seguramente si me conoces de hace tiempo sabes que soy la primera en decir que siempre estamos conectados.

 

Pero también sé que en nuestro día a día con toda su gama de experiencias podemos llegar a olvidarlo y no ser conscientes de esa conexión.

 

Así que una forma de recordar esa conexión y conectar conscientemente con la Energía Creadora de la cual somos parte (Divinidad, el Todo, Dios, Universo, Naturaleza, Gran Espíritu, Wakantanka, Ometeotl, Brahma, o como sea que tu le concibas), es crear tu espacio sagrado.

 

Este espacio sagrado puede ser tu lugar de oración, de meditación, de reflexión, de entrega, de soltar y también de motivación, donde establezcas tu centro, una relación amorosa contigo y con TODO de lo que eres parte y provienes, un lugar que te recuerde tu verdadera naturaleza, tu origen divino, tu magia, tu grandeza, tu totalidad, tu luz y tu amor.

 

Mi espacio sagrado

 

De forma personal quiero compartirte, que cada mañana y noche me acerco y con sólo encender una vela y contemplarlo, entro en ese espacio de paz interior de forma instantánea. Pero también ahí medito, platico con mi/la Divinidad, a veces ahí me pongo a crear, canto, bailo, leo, escribo o simplemente me acuesto frente a él para escuchar música.

 

¿Te confieso algo? Tengo dos altares, uno en la recámara de mi departamento, más petit y otro en mi recámara de casa de mis papás donde tengo hasta una fuente y toooodos mis instrumentos musicales.

 

Pero en general procuro que cada elemento que hay en cada uno, tenga un especial significado, simbolismo e intención personal; a continuación te comparto los elementos básicos que tengo en ambos y un breve de lo que me recuerda o aporta.

 

 

TE PUEDE INTERESAR LEER: LLENA TU CASA DE BUENA VIBRA

 

Básicos para crear tu espacio sagrado

 

  • Velas: Me recuerdan mi luz interior y la luz universal presente en todo.
  • Aromas: Eso incluye incienso, palo santo, salvia, copal, brisas angélicas o difusor con algún aceite esencial; aparte de ser elementos purificadores, me transportan de inmediato a un espacio místico.
  • Cuarzos: Además de las propiedades naturales que cada cuarzo tiene, a veces a algunos les programo una intención, no en el sentido de que hagan la “chamba” por mi, sino para que sostengan el espacio energético para que se de ese proceso. Hablo a detalle acerca de eso en el curso de cuarzos, si no lo has tomado por favor no te lo pierdas, dejo el enlace al final del artículo.
  • Divinidad, Guías o Maestros: En lo personal tengo una fuente y una imagen de Buda (no soy budista), pero admiro su proceso de iluminación y enseñanzas; en cuanto encuentre una imagen que me inspire de verdad, quiero también la presencia del maestro del amor: Jesús y también tengo algunos ángeles que me han regalado.
  • Plumas:  Muy seguido en mi camino encuentro estas señales de parte de los Ángeles y casi siempre tienen para mi mensajes muy específicos, así que tengo en mi altar esos “recordatorios”.
  • Libros: Me encanta tener mis libros de cabecera o un guía de ángeles diaria e incluso las cartas de Osho y abrir en una página o sacar una carta al azhar y recibir un mensaje.
  • Plantas: Me recuerda mi conexión con la tierra, con la naturaleza, con mi origen y además son grandes sostenedoras de nuestra energía y consejeras.
  • Sonido: Somos vibración, así que el sonido nos ayuda a alinearnos en una alta frecuencia, es decir a “vibrar alto. En mi altar petit solo tengo un diapasón, pero en casa de mis papás tengo cuencos, tambores y otros inrumentos, etc.
  • Otros elementos: También tengo mi japa mala, popochcomitl (sahumador), a veces pongo flores, regalitos que me hacen o piedras o arena que me traen de algún lado, también en ocasiones pongo mi diario de gratitud y manifestación, algún cuaderno de trabajo de algún curso que esté haciendo o cualquier elemento que sea especial para mi o que quiero que se impregne de mi energía.

 

Por último te invito como siempre, a dejarte llevar por tu intuición y elegir los elementos que te vibren, que te “latan” para armar tu espacio sagrado; busca ponerlo en un lugar tranquilo, iluminado y que se sienta amoroso.

 

Por favor coméntame si ya tienes un espacio, cuáles son los elementos que tienes en él, qué te pareció el artículo y mis tips.

 

Con infinito Amor

 

 

 

 

Nayeli Acevedo

Fundadora de Corazón Holístico

 

 

¿Ya tomaste el Curso de Cuarzos de Corazón Holístico?

Es gratuito y es en linea