Mucho tiempo el amor solo fue entendido en una de sus expresiones, la pareja, aún hoy en día muchas personas al escuchar amor, piensan solo en el tema romántico, pero el amor va mucho más allá.

El amor es la  energía universal presente en todo, una madre es una expresión total del amor, una persona que rescata a un perrito o a un gatito, un niño riendo, el compartir, el agradecimiento, una caricia, la música, la aves levantando la frecuencia de la tierra al volar, el proceso de fotosíntesis, elevar una oración es amor y así podría enlistar infinitos ejemplos.

El amor es una energía que a través de la entrega incondicional nos permite expandir nuestro ser y regresar a nuestra conexión interna. Y digo regresar, porque tenemos la capacidad de amar propia de nuestra naturaleza, pero poco a poco se va ocultando tras experiencias, ideas, sistemas, etc.; pero hoy es muy importante que sepas que es nuestra obligación regresar al amor.

¿Cómo regresar?

Primero que nada, amándonos a nosotros mismos; todos lo dicen pero nadie nos enseña cómo, lamentablemente no existe un método pues es un camino completamente personal, pero a continuación enlisto algunas pistas para que puedan construirlo.

  1. Acéptate como eres con virtudes, cosas que mejorar, con ese cuerpo, mente, voz, acepta que eres una expresión del universo, que estás hecho con la misma esencia de la divinidad, del todo y por tanto hay perfección en tu esencia.
  1. Descúbrete: define lo que te gusta y apasiona, lo que te lleva a tu conexión interior; aquello que te hace sentir bienestar, , sonreír y vibrar en amor, tu sabes cómo se siente, solo hay que recordarlo.
  1. Siéntete: es muy sencillo reconocer cuando estás vibrando en amor, el cuerpo físico es un indicador; cuando hay amor sientes expansión, de lo contrario experimentas contracción.
  1. Obsérvate: identifica qué emociones, creencias, pensamientos, alimentos, prácticas, actividades, personas y vivencias te llevan hacia la expansión-contracción, no juzgues ni analices, solo observa, míralo y di “qué interesante”.
  1. Elígete: cuando le dices “no” a algo que te está contrayendo te estas eligiendo a ti; optas por tu paz, bienestar y tu felicidad. Quizá esta es la parte más compleja del proceso de amarse a sí mismo porque implicará dejar atrás actitudes, pensamientos, personas, situaciones, etc. Pero siempre tienes que regresar a ese sentimiento que te provoca la expansión y recordaras porque lo demás ya no encaja en tu retorno al amor.
  1. Apóyate: de un práctica espiritual que te acompañe en estas etapas, la que tu elijas, la que te vibre y te llene de paz, es la correcta.

Cuando descubras el camino de regreso a la energía del corazón en ti mismo, por añadidura vendrá  el poder compartirlo, el poder entregar amor al mundo, el poder apoyar a otros a subir su vibración, pues el amor es la energía más grande que hay y es muy contagiosa.

Amor, paz y luz para todos

Nayeli Acevedo